¿Qué es el seguro agropecuario y cómo se está financiando?

Pese a que el propósito del seguro es proteger la producción agropecuaria, así como las inversiones de sus productores, los reportes de aseguramiento son pocos. Esto responde a desinformación, oferta de seguros limitada, poca cultura de aseguramiento, entre otras cosas.

2
2439
Foto: Post del día

El Seguro Agropecuario es un mecanismo mediante el cual los productores agropecuarios pueden proteger sus inversiones, al adquirir pólizas de seguros, de manera individual o colectiva, a través de las aseguradoras.

La productividad agropecuaria se ve afectada negativamente por cuenta de la fluctuación de los precios de materia prima, así como por eventos climatológicos que afectan el bolsillo de los productores. Así que los seguros agropecuarios resultan ser el soporte económico para quienes enfrentan pérdidas sin importar su cuantía.

Le puede interesar: Los 5 hechos más importantes de este 2018 en favor de los campesinos

¿Qué tipos de riesgos cubre el seguro?

Los riesgos naturales, tales como: exceso o déficit de lluvias, vientos fuertes, inundaciones, heladas, granizadas, deslizamientos y avalanchas; y los riesgos biológicos, tales como: plagas o enfermedades. En ambos casos, se trata de aquellos riesgos ajenos al control del tomador, asegurado o beneficiario que afecten las actividades agropecuarias.

¿Cuál es el apoyo?

Se establece un subsidio del 60% sobre la prima neta que se aplicará en su totalidad al inicio de la vigencia de la póliza, el cual beneficiará a cada productor por la contratación del seguro agropecuario.

Cuando el cultivo o actividad asegurada haya sido financiada por el productor con un crédito agropecuario, otorgado con recursos de redescuento o propios del intermediario financiero en condiciones FINAGRO y debidamente registrado en FINAGRO, el subsidio por contratación será del 80% si el productor calificó como pequeño productor, y del 70% si se trata de medianos o grandes productores.

El seguro agropecuario en cifras

Pese a que el propósito del seguro es proteger la producción agropecuaria, así como las inversiones de sus productores, los reportes de aseguramiento agropecuario son pocos. De acuerdo a Finagro, en el 2012 solo 0,3 por ciento de las hectáreas con vocación agrícola del país estaban aseguradas.

Lo anterior responde a razones de desinformación, oferta de seguros limitada, poca cultura de aseguramiento, entre otros factores que impiden que los productores del país accedan a los seguros de manera rápida y eficaz.

¿Cómo se está financiando el seguro agropecuario?

Recientemente el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia Pinzón, anunció recursos por $80.800 millones para el Seguro Agropecuario en la vigencia del año 2019, esto en el marco de la última Comisión Nacional de Crédito Agropecuario de este año.

El jefe de la cartera agropecuaria dijo que “vamos a disponer en el año 2019 de $80.800 millones para Seguro Agropecuario. Con estos recursos incentivaremos la cultura del aseguramiento y la protección frente eventos de variabilidad climática”.

En 2018 los recursos para el Seguro Agropecuario apenas sumaron $35.000 millones, mientras que el monto destinado para 2019 significa un crecimiento de 128,5%, anunció el ministro.

En 2019 para el otorgamiento del incentivo al seguro agropecuario se estableció un efecto escalonado que permitirá que a medida que los productores se ajusten a las prioridades de la política sectorial, mayor porcentaje de subsidio recibirán para el pago de la prima del seguro.

Así las cosas, por ejemplo, para aquellos productores involucrados en esquemas de agricultura por contrato y cuya actividad agropecuaria se sitúe en áreas de alta aptitud recibirán unos puntos adicionales de subsidio. De esta manera los pequeños productores podrán recibir un incentivo equivalente hasta el 90% del valor de la prima.

Por otra parte, en lo que respecta a incentivos para el crédito, se promoverá el acceso a las Líneas Especiales de Crédito (LEC), que ofrecen tasas de interés preferenciales. Dentro de las diferentes LEC se destaca la línea de agricultura por contrato que ofrece la tasa de interés más baja del mercado para aquellos productores que estén integrados a las cadenas de comercialización y que cuenten con contratos de compraventa de sus productos.

Finalmente, el ministro indicó que en la Comisión también amplió el plazo para que los arroceros puedan hacer uso de la línea para financiar las compras de pasivos no financieros, de tal forma que puedan pagar sus deudas con casas de agroinsumos o agrocomercios.

Por: Lina María Serna. Periodista – Editora.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí