Titíes grises son víctimas del tráfico de especies en Colombia

En las próximas semanas está prevista la liberación de un grupo de cinco titíes Saguinus leucopus, una especie endémica de los Andes y del Caribe colombiano que es víctima del tráfico de especies en Colombia.

2
1078
Foto: National Geographic.

La rehabilitación de los titíes es un proceso liderado por los profesores Claudia Isabel Brieva y Carlos Moreno Torres, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), y la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), la autoridad ambiental de la región.

La Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres (Urras) de la U.N. recibió a los cinco animales, que requerían atención médica y rehabilitación.

Inicialmente se les hace un examen médico para valorar sus condiciones; si están enfermos se les aplica el tratamiento adecuado, y si están sanos se ponen en cuarentena para identificar que no estén incubando ninguna enfermedad.

Después de este paso comienza la rehabilitación, un proceso en el que se provee cuidado médico y físico para reintegrarlos a su hábitat natural, donde podrán obtener su alimento, reproducirse y protegerse de predadores, personas y accidentes.

“Hemos adecuado un espacio similar a su hábitat, con ramas, insectos, temperatura, humedad y alimentos como frutas y algunos artrópodos para que se adapten a los cambios, ya que algunos de ellos han sido usados como mascotas o han sido víctimas del tráfico de fauna”, explica Sergio David Vélez, estudiante de medicina veterinaria.

En esta oportunidad se visitaron varias zonas y se estudiaron las potencialidades de cada una para sostener a esta población. Se eligió un bosque del municipio de Falan, Tolima, con al menos 60 hectáreas conservadas, buena humedad, y poca presencia de otra población.

 “Este resultó ser un lugar apropiado para llevar a cabo la introducción de esta especie. Se tuvieron en cuenta aspectos como disponibilidad de presas, competidores, presencia de personas o de actividades que afectaran el hábitat”, comenta el estudiante.

Los titíes alcanzan una longitud de 30 cm, incluyendo la cola. El dorso es color café plateado pálido, o blanco amarillento, la cara es casi desnuda con algunos pelos blancos delgados; la frente y la zona que va de la corona de la cabeza a las orejas es blanquecina. El cuello y la parte superior de la cabeza desde atrás de las orejas forman una corona de pelos café oscuro contrastante que son bien pronunciados.

“Es una de las especies más traficadas del país. También está en peligro por la falta de hábitat, pues en las zonas donde habita hay demasiada fragmentación y mucha pérdida de bosque por cuenta de la ganadería y los cultivos extensivos”, explica el estudiante.

Los animales serán monitoreados a través de telemetría vía frecuencias radiales en la banda del espectro electromagnético VHF y el objetivo es seguir entre el 40 y el 50 % de los individuos introducidos.

“Continuaremos con el monitoreo de su supervivencia y recolectando datos que nos permitan entender más sobre sus movimientos y el uso del hábitat”, concluye el estudiante.

Fuente: Universidad Nacional de Colombia.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí