miércoles, mayo 15, 2024
InicioDESTACADOSEstrategias para Mitigar los Efectos del Fenómeno del Niño en la Agricultura...

Estrategias para Mitigar los Efectos del Fenómeno del Niño en la Agricultura Colombiana

El pasado mes de noviembre, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) emitió un comunicado oficial confirmando la llegada del fenómeno de El Niño al territorio nacional. Con un aumento de temperaturas y una disminución de las lluvias pronosticadas hasta mayo de 2024, la agricultura colombiana enfrenta un desafío climático que requiere medidas efectivas para mitigar sus impactos.

Durante El Niño, la línea ecuatorial experimenta un incremento de temperaturas, con la consecuente disminución de las precipitaciones. El Ideam, entidad encargada de monitorear eventos meteorológicos y ambientales, ha alertado sobre una probabilidad del 75% al 80% de recrudecimiento de los efectos en las regiones Caribe y Andina entre noviembre y enero.

Los efectos del fenómeno se manifiestan de manera significativa en la agricultura, según el Ministerio de Agricultura. Se esperan variaciones en el rendimiento de cultivos, disminución del caudal de ríos, aumento del riesgo de incendios forestales y posibles racionamientos de agua para riego, consumo animal y humano.

Ante este escenario, el Ministerio de Ambiente, liderado por la ministra Susana Muhamad, ha emitido recomendaciones cruciales para la población en todas las regiones del país. Se insta a evitar el uso de fogatas, ya que podrían salirse de control con los fuertes vientos y generar incendios. Además, se enfatiza en la importancia de no arrojar colillas de cigarrillo encendidas en lugares al aire libre, apagar completamente las fogatas y no dejar envases de vidrio que puedan ocasionar incendios.

Karol Josef Acero Vargas, ingeniero agrónomo y asesor técnico comercial del Grupo Excala, señala que este fenómeno afecta directamente a los cultivos agroindustriales con varios efectos, entre ellos:

Disminución de la disponibilidad de agua: Las lluvias escasean, reduciendo los caudales de ríos y embalses, provocando estrés hídrico. Esto afecta a los cultivos que requieren grandes cantidades de agua para su desarrollo, impactando el crecimiento, rendimiento y calidad de los productos cosechados.
Cambios en los tiempos de productividad del cultivo: La radiación solar directa acelera la fotosíntesis, disminuyendo los tiempos de cosecha planificados. Esto afecta la planificación de inversores y agricultores.
Cambios en los patrones de lluvia: Altera los patrones de lluvia, generando sequías prolongadas en algunas regiones y lluvias intensas o inundaciones en otras. Estos cambios pueden causar erosión y dañar el ecosistema del cultivo.
Aumento de heladas en zonas del altiplano: La reducción de humedad relativa puede provocar heladas en zonas elevadas, causando daños por quemaduras en frío a los cultivos.
Aumento de ventiscas: El viento combinado con la baja disponibilidad de agua aumenta las sequías, pudiendo desencadenar incendios forestales.

Aumento de plagas y enfermedades: Las condiciones climáticas durante el Fenómeno del Niño favorecen la proliferación de plagas y enfermedades, dañando los cultivos.
Desbalance en la disponibilidad de nutrientes: Las variaciones constantes entre sequía e lluvias extremas pueden reducir los nutrientes esenciales para el crecimiento de los cultivos, afectando la calidad y productividad.

Aquí tienes algunos consejos de mitigación:

Planificación y Diversificación de Cultivos: Planifica la diversificación de tus cultivos. Cultivar una variedad de especies resistentes a condiciones climáticas variables reduce el riesgo de pérdidas significativas durante sequías prolongadas.

Selección de Variedades Resistentes al Estrés Hídrico: Opta por semillas y variedades de cultivos conocidas por su resistencia al estrés hídrico. Estas variedades son fundamentales para mantener la productividad en períodos de sequía.

Implementación de Prácticas de Conservación del Agua: Adopta prácticas de conservación del agua, como la recolección y almacenamiento de agua de lluvia, para asegurar un suministro adecuado durante escasez. La implementación de sistemas de riego eficientes también es esencial.

Manejo Eficiente del Riego: Ajusta los horarios y la frecuencia de riego de acuerdo con las condiciones climáticas y las necesidades hídricas de los cultivos. La eficiencia en el uso del agua es crucial durante períodos de sequía.
Monitoreo Constante del Clima y Condiciones del Suelo:

Mantén un monitoreo constante de las condiciones climáticas y del suelo. Esto te permitirá realizar ajustes en tus prácticas agrícolas de manera oportuna para adaptarte a cambios en las condiciones meteorológicas.
Uso de Mulch y Cobertura del Suelo: Utiliza mulch y prácticas de cobertura del suelo para reducir la evaporación y mantener la humedad. Estas técnicas también ayudan a proteger el suelo de la erosión causada por vientos fuertes y lluvias intensas.

Prácticas de Conservación del Suelo: Implementa prácticas de conservación del suelo, como la rotación de cultivos y la siembra en curvas de nivel, para mejorar la retención de agua y prevenir la erosión del suelo.
Asesoramiento Técnico y Capacitación: Busca asesoramiento técnico de agrónomos y participa en programas de capacitación. Estar informado sobre las mejores prácticas agrícolas y tecnologías actuales te ayudará a tomar decisiones más fundamentadas.

Gestión Integrada de Plagas y Enfermedades:

Adopta un enfoque de gestión integrada de plagas y enfermedades. El estrés hídrico puede hacer que los cultivos sean más susceptibles a enfermedades, por lo que es fundamental mantener un monitoreo constante y aplicar medidas preventivas.
Colaboración con Comunidades Locales:

Colabora con otros agricultores y comunidades locales. Compartir experiencias y conocimientos puede ser valioso para enfrentar colectivamente los desafíos del Niño.
Al implementar estas recomendaciones de manera integral y adaptada a las condiciones locales, los campesinos pueden fortalecer la resiliencia de sus cultivos y mitigar los impactos negativos del fenómeno del Niño en la agricultura.

Fuente: IDEAM – Grupo Excala

Editora: Natalia Garavito

Artículos Destacados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FundacionAcpo

spot_img

POSTS RECIENTES

spot_img