viernes, mayo 17, 2024
InicioCARTAS DEL CAMPOHistorias de Superación: Montes de María un ejemplo de Resiliencia, en Somos...

Historias de Superación: Montes de María un ejemplo de Resiliencia, en Somos Comunidad.

En el departamento de Bolívar, Colombia, la región de Montes de María emerge como un escenario marcado por desafíos históricos y una belleza natural que lucha por sobreponerse. Esta crónica nos sumerge en es una subregión del Caribe colombiano, ubicada entre los departamentos de Sucre y Bolívar, donde la vida de Luis Miguel Téllez Catalán se convierte en un relato de resiliencia y liderazgo, bajo el Proyecto Somos Comunidad Liderazgos que transforman Colombia.

En el corazón de Montes de María, específicamente en el sector chileno, vio la luz Luis Miguel Téllez Catalán. Su nacimiento en un entorno caracterizado por la violencia y el olvido predijo una infancia cimentada en la escasez y la ausencia parental. No obstante, en lugar de someterse a la adversidad, Luis Miguel optó por trazar un camino de superación, convirtiendo sus desafíos en la fuerza motora que transformaría su comunidad.

Cada paso de Luis Miguel en sus años formativos se tejió con hilos de resiliencia. La narrativa de su juventud, forjada en uno de los sectores más violentos y desfavorecidos de su municipio, revela un enfrentamiento constante con las carencias y la falta de estructuras familiares. Pero, lejos de doblegarse, Luis Miguel abrazó una determinación inquebrantable, transformando cada vivencia en la forja de su carácter y fortaleza.

El llamado de Luis Miguel resonó en su comunidad, impulsándolo a iniciar un viaje de empoderamiento para los jóvenes locales. Superando su propio temor al escenario público, entendió que el éxito no está determinado por las condiciones de vida, sino por las decisiones cotidianas. Su participación activa en talleres, programas y eventos le otorgó no solo confianza, sino una creencia inquebrantable en el potencial transformador de su entorno.

Foto: Luis Miguel Téllez Catalán
Foto: Luis Miguel Téllez Catalán

La historia de Luis Miguel trascendió las fronteras de su lugar de origen. Aunque su residencia no siempre estuvo en Montes de María, aprendió a interpretar las problemáticas de su territorio, adquiriendo una visión más profunda de la realidad de su comunidad. Así nació la Fundación Tierra Montemariana, una entidad comprometida con el desarrollo sostenible de la región a través de la educación ambiental, la conservación del Bosque Seco Tropical, la promoción cultural y el fortalecimiento social.

Bajo el liderazgo de Luis Miguel, la Fundación Tierra Montemariana se erigió como un faro de esperanza para Montes de María. Trabajando de la mano con voluntarios, ecologistas locales y la sociedad civil, logró movilizar esfuerzos para enfrentar problemáticas cruciales como el tráfico ilegal de fauna silvestre y la deforestación, una de las problemáticas mas grandes que hoy se vive en Colombia.

Al proteger los derechos de las comunidades locales, estas organizaciones se convierten en guardianes de la justicia social, dando voz a aquellos cuyos susurros podrían perderse en la vastedad del paisaje. Su labor incansable en la conservación ambiental es la salvaguardia de la herencia natural del país, una tarea monumental que responde al llamado urgente de preservar la diversidad biológica y mitigar los impactos del cambio climático. En su compromiso, estas organizaciones no solo abrazan la responsabilidad hacia el presente, sino también hacia el legado que dejarán a las generaciones venideras.

Es crucial destacar que la revelación de la Fundación Tierra Montemariana y la inspiradora historia de Luis Miguel se conocen gracias al proyecto «Somos Comunidad Liderazgos que Transforman Colombia». Esta iniciativa, respaldada por USAID y ejecutada por FUPAD en colaboración con la Fundación Acción Cultural Popular (ACPO), ha servido como un canal para dar visibilidad a experiencias transformadoras en Colombia.

La vida de Luis Miguel se presenta como un testimonio palpable de que las circunstancias no definen nuestro destino, sino nuestras decisiones y acciones diarias. Su legado, aún en sus primeros capítulos, resalta que el liderazgo no es una posición o privilegio, sino una responsabilidad. En cada discurso, Luis Miguel agradece a quienes han contribuido con su tiempo y esfuerzo para el bien común, aspirando a que su historia inspire a las generaciones venideras a construir el camino hacia sus sueños.

Autor: David Ballesteros – Participante del proyecto: Somos Comunidad e Integrante de la Fundación Tierra Montemariana.

Editora: Natalia Garavito

Artículos Destacados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FundacionAcpo

spot_img

POSTS RECIENTES

spot_img