viernes, mayo 17, 2024
InicioEDUCACIÓN Y EMPRENDIMIENTOMemorias educativas: Sutatenza revive su historia a través de los testimonios de...

Memorias educativas: Sutatenza revive su historia a través de los testimonios de los estudiantes de ACPO.


En el epicentro de la educación por radio, Sutatenza, Boyacá se desenvuelve la crónica de la educación campesina de ACPO, forjada en la unión visionaria del servicio social católico y la iniciativa audaz de Monseñor José Joaquín Salcedo Guarín. En esta travesía, Don Arnoldo Candela Ramos, líder nacional de la educación campesina, comparte sus vivencias en las Escuelas Radiofónicas, rememorando su juventud y profunda conexión con Monseñor Salcedo.


Con 17 años y medio, como soldado, experimentó tres meses y medio de conflicto, una herida en el brazo izquierdo y la pérdida de un compañero en combate. Una salvación inusual se presentó cuando un familiar de alto rango le concedió la baja por razones de salud. De regreso en casa, la cercanía de su padre con el párroco del pueblo lo llevó a un encuentro que cambiaría su vida.

En 1959, un encuentro fortuito con el sacerdote Fernando Monje y una sugerencia de conocer Bogotá abrieron una nueva etapa en su vida. El viaje, lleno de desafíos y neblina, culminó en Sutatenza, un lugar que, a pesar de sus reticencias iniciales, se convertiría en su hogar. La bienvenida en la casa cural por parte de los hermanos de La Salle marcó el comienzo de una conexión profunda con ACPO.

Aunque inicialmente desencantado con Sutatenza, Arnoldo encontró su pasión en el baloncesto. Este deporte se convirtió en su refugio, llevándolo a integrarse al equipo los «COCOS» del Instituto Masculino, lugar que también hacia parte del patrimonio de ACPO. La timidez juvenil y la aversión a los monjes cedieron paso al entusiasmo por el deporte y el aprendizaje en las clases, impartidas a través de cartillas y el periódico El Campesino.

Tras completar el curso de auxiliar parroquial, Arnoldo regresó a su pueblo natal, pero el llamado de ACPO lo condujo nuevamente a Sutatenza en 1962. Esta decisión marcó el inicio de su transformación en un líder campesino, propulsado por la educación adquirida en ACPO. Luego de recibir formación, lideró actividades deportivas y recibió el impulso necesario para convertirse en un educador itinerante.


La narrativa de Arnoldo se conecta con el presente, donde el legado de ACPO se sostiene a través de programas como la «Escuela de Liderazgo y Cuidado de la Casa Común». A pesar de los retos actuales, se destaca la importancia de la influencia de la Iglesia Católica en la educación campesina, resaltada en las escuelas radiofónicas y las actuales Escuelas Digitales Campesinas. 

En un llamado a la acción, Arnoldo reflexiona sobre la urgencia de preservar y compartir la historia de ACPO. A pesar de los esfuerzos universitarios por rescatarla, el compromiso de las nuevas generaciones es esencial. En el momento preciso, los líderes ecológicos de Sutatenza, inspirados por la Iglesia Católica y el Papa Francisco, se alzan para garantizar que la educación campesina perdure, pues como Monseñor lo expresó: «La educación nos hace libres, y la ignorancia nos esclaviza». La hora de plasmar este legado en acciones y estilo de vida ha llegado.

Autor: Aura Cristina Alfonso

Editor: Natalia Garavito

Artículos Destacados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FundacionAcpo

spot_img

POSTS RECIENTES

spot_img